Usando EFT para el Entrenamiento con Pesas.

Rebecca Marina se entrena con pesas y, por supuesto, llega a “límites” en cuanto a lo que su cuerpo puede resistir. Ella agregó EFT a su rutina de entrenamiento y fue capaz de mejorar sustancialmente sus ejercicios. Este es un artículo importante porque apunta a la mejora en el rendimiento de cualquier tipo de actividad.
Por Rebecca Marina

Hola Gary,

Yo he practicado ejercitarme con pesas durante un tiempo ya, y decidí agregar algo de EFT a mi rutina para ver qué sucedía.

Esta mañana estaba trabajando “brazos y la parte superior del cuerpo” y, siendo lunes, sentía que sólo quería apurarme y terminar. Ya había hecho alguna ronda de apertura de pectorales, elevaciones con barra, jalar hacia abajo para los músculos frontales y para los de la espalda, por lo que me sentía un poquito cansada.

Estaba por empezar mi tercer ronda de bíceps y los músculos me ardían (créase o no, esto es considerado algo bueno por un entrenador) y entonces pensé,

“¿Por qué dejo que esto sea tan difícil para mí cuando tengo el querido EFT para ayudarme?”

De manera que, justo antes de empezar mi tercera ronda, me tomé un mini-descanso para hacerme EFT.

Usé como frase preparatoria, “Aun cuando me arden los músculos de los brazos, yo elijo permitir que esta ronda sea fácil y llevadera.” ¡Por supuesto Gary, funcionó como por encanto! Yo noté la diferencia especialmente porque mis brazos ya estaban cansados y generalmente apenas si puedo realizar esta última ronda de bíceps.

Luego venían los hombros. Siempre dejo los hombros para el final porque son los que más me duelen y odio hacerlos. Para este ejercicio, uno se pone de pie con una pesa bien pesada en cada mano y trata de levantarlas hacia los costados, como si estuviera tratando de volar. Bueno, ¡esto fatiga rápidamente el músculo y comienza a doler! Así que esta vez, comencé haciendo algo de EFT.

“Aun cuanto ODIO hacer ejercicios de hombros, ahora elijo permitir que sean livianos y sencillos de realizar.”

Hice entonces mi primera ronda (hago siempre 3 rondas de cada ejercicio) ¡Gary, fue mucho más fácil! En este ejercicio en particular, generalmente puedo levantar las pesas unas 8 veces y estoy que me muero a la octava vez. ¡Esta vez lo hice 12 veces fácilmente! Hice otra ronda, también 12 veces. A esta altura, usando EFT o no, mis hombros estaban bastante fatigados y todavía me quedaba una ronda por hacer. Me detuve unos minutos e hice EFT diciendo, “Aun cuando mis hombros están cansados, pido que fluya a ellos sangre y oxígeno extras para que esta última ronda sea tan fácil como la primera”.

¡Y así fue! Gary, con total facilidad levanté 17 veces las pesas esta vez. Sentí que había hecho una muy buena práctica.

EFT puede ayudarte a ser el mejor en todo.

He usado esta misma técnica para ayudar a mi hijo a nadar más lejos de lo que nunca antes había nadado. No sé cómo no pensé antes en usarla para mi entrenamiento con pesas. Algunas veces estamos tan ocupados haciendo tapping por todos los demás, que nos olvidamos de nuestras propias necesidades.

El área del entrenamiento con pesas es virtualmente territorio sin cubrir por parte de los practicantes de EFT. Quienes se entrenan con pesas harían casi cualquier cosa por mejorar su rendimiento. ¡La cantidad de dinero que gastan en suplementos los fisicoculturistas y quienes hacen levantamiento de pesas, te dejaría atónito! Con total seguridad pueden permitirse gastar algo de dinero en un practicante de EFT que pueda ayudarlos a conseguir, mucho más fácilmente, las metas por las que tanto luchan.

Espero que esto los aliente a aplicar EFT en sus propias rutinas de ejercicios.

Rebecca Marina

Traducido por Maria Inés Sención, EFT-ADV

InEnglish.gif