El marido de Julie tenía el hábito de quedarse dormido en el sofá

Fíjense como trata Nancy Morris un problema común, y como descubre que el asunto real no es aquello que parece a primera vista.
Escrito por Nancy A. Morris

Hola Gary,

Cuando Julie vino a tratarse conmigo, ya había hecho mucho trabajo interno consigo misma. En breve, lo que le preocupaba era que se enfurece cada vez que su marido se queda dormido pronto después de la cena, dejándola para mirar una película romántica a solas.

Ella sintió agitación, rencor, y resentimiento por eso, y creó toda una historia para explicar por qué se porta su marido así. Se encontró a sí misma portándose abusivamente, usando un lenguaje feo lleno de odio. Julie hizo consciencia de su propio comportamiento, y paró a sí misma. Sin embargo, al pensar sobre su marido agotado, sintió un nivel de intensidad de 2 o 3. Lo que ella deseaba era "convertir su hogar en un lugar seguro y cómodo para él, cuando vuelve a casa."

Julie explicó que su papá fue inalcanzable en las noches, especialmente por estar ebrio. Elegimos una situación específica para trabajarla con EFT, un caso cuando ella tenía diez años de edad, y su papá estaba en el dormitorio de Julie, hablando de cosas raras, y actuando de una manera extraña. Su impredecibilidad asustó a Julie quien quedó muy vigilante. La intensidad de la emoción de Julie cuando recordaba ese evento subió a 7.

Aunque mi papá me asustó cuando tenía diez años al portarse de una manera rara…
Aunque mi papá fue impredecible y me asustó cuando entró en mi dormitorio…
Aunque me sentí confusa y asustada por su comportamiento cuando yo tenía 10 y él entró en mi dormitorio…

Algunas rondas de tapping bajaron su nivel de intensidad a 4 de 10, y ella explicó que el comportamiento de su padre le hizo muy tímida. Tenía miedo de que, si la gente supiera lo que pasó, pensarían que ella es una persona rara. Eso hizo que ella "se escondiera" de la gente, y "se metió en su concha". Julie se preguntaba por qué no se echó a llorar al contar su historia. Le pregunté donde sentía esa sensación y explicó que en su garganta, y en la parte de arriba de su pecho.

Aunque me mantengo escondida…
Aunque temo que la gente pensará que soy rara si les permitiera saber quien soy yo por dentro…
Aunque oculto mis emociones, me acepto profunda y completamente.

A este punto los ojos de Julie se llenaron de lágrimas, pero no se echó a llorar. Dijo que sintía ganas de llorar, pero eso no puede suceder. La intensidad de la sensación en su garganta llegó a 8.

Aunque tengo ganas de llorar y mi garganta está apretada…
Aunque me escondí durante todos estos años…
Aunque siento esta tristeza en mi garganta…
Su intensidad bajó al nivel de 6.

Aunque todavía siento esta tristeza en mi garganta…
Aunque todavía estoy escondida…
Aunque contenía mis emociones, me quiero y acepto a mi misma, y me perdono por haberme escondido, simplemente trataba de mantenerme segura.

(Comienza el tapping) Tenía tan sólo 10 años, tuve que tenerme segura … Mi papá actuaba de una manera rara … él me asustó… Temía que los otros niños y adultos pensaran que yo soy rara… Tuve que ocultar la persona que fui… Hice lo que pude para mantenerme a salvo…

La intensidad de la sensación en la garganta bajó a 3 o 4. He aquí una larga frase preparatoria, con el tapping de continuación:

Aunque todavía tengo esta intensidad en mi garganta, ésta es no más que la tristeza que siento por todos aquellos años, cuando me reprimí a mi misma… tenía diez años no más, ahora tengo 50… ahora me puedo proteger… ahora sé cuando puedo compartir mis emociones sin peligro… ahora sé con quien puedo compartir con seguridad… al tener diez años hice un buen trabajo… los niños probablemente hubieran pensado que soy una persona rara… me protegí bien al no compartir mis emociones con otros en aquel tiempo… ahora estoy lista para abrirme más.

Le pregunté a Julie si de verdad estaba lista para ser más abierta. Ella contestó que sí, eso es lo que quiere para su bien. Estaba cansada de inhibirse. La intensidad en su garganta bajó a 1 o 2 en la escala de 10.

Aunque todavía queda alguna intensidad en mi garganta, me doy cuenta cómo se disuelve, y me gusta la sensación (Ella dijo que la sensación dejó de parecer un nudo duro sino que se movió hacia arriba al fondo de su boca, y lo sintió más suave.)

Aunque todavía tengo algún miedo en mi garganta, sé que estoy a salvo y quiero abrirme.
Aunque todavía tengo un poco de tensión en el fondo de mi boca, sé que se está moviendo, y eso me encanta, quiero que salga AFUERA AHORA MISMO. (Se rió.)

Haciendo tapping en los puntos EFT repetimos las siguientes frases:
Yo eligo relajar mi garganta… Quiero estar abierta… Estoy segura… Puedo cuidarme… Soy una mujer inteligente… Tengo grandes amigos, tengo un marido estupendo, tengo gente con quien compartir mi persona… Estoy lista para abrirme… No, no estoy (echó una mirada sorprendida al decir esto)… sí quiero abrirme… tal vez es demasiado asustante… Quiero ser más abierta respecto mis emociones… Quiero compartir mi ser, ya no me asusta… Tengo gente confiable alrededor mío y sé cuando y como puedo compartir mi ser con seguridad, tengo confianza en mí misma.

La intensidad de Julie bajó a 0. Parecía tan fresca y animada. Entonces, volvimos con el asunto de su marido dormido.

Aunque Kurt se duerme en el sofá en la noche, y eso me hace recordar a mi papá, él no es mi padre, él es mi marido… trabaja realmente duro por nosotros… tiene un trabajo estresante… se levanta temprano… hace un buen trabajo cuidándose a si mismo… va a terapia, va a clases de gimnasia… Estoy muy contenta de que él hace todo eso por mí y por si mismo… Kurt es una persona estupenda…

(Julie agrega…) Kurt es una persona excelente, quiero que se sienta bienvenido cuando llega… Quiero que le espere un hogar cómodo… Quiero que tenga ganas de volver a la casa, y que se sienta relajado y seguro… él lo merece, es una persona estupenda, y yo lo quiero.

Julie dijo que decir todo eso le dio una sensación maravillosa. Que él es una gran persona y que ella se siente afortunada. Fue muy agradable ver en su cara, y sentir en su voz estas emociones auténticas.

Después de unos días Julie me informó que en la reunión mensual de su Grupo de Mujeres ella compartió con sus compañeras la pena de no haber tenido hijos; lloró, habló, y se sintió maravillosamente vulnerable: "Quiero agradecerte de nuevo por nuestra sesión. Los resultados se están poniendo de manifiesto. Estoy segura que bajar mis defensas, conectarme con mi tristeza por no tener hijos, y compartirla con otras es parte del proceso de conectarme con otras personas de verdad."

Nancy Morris

Traducido por Ida Miro Kiss