Una transcriptora médica dice que en miles de casos médicos serios, nunca vio cura alguna de alguien - AHEFT

Hola a todos, todas,

Connie Kvilhaug trabajó durante 6 años como transcriptora médica, mecanografiando todo lo que los médicos decían acerca del progreso de sus pacientes. Aunque estoy seguro que las personas reciben curas de la profesión médica, Connie no vio ninguna evidencia en miles de casos serios. Al igual que yo, ella no culpa a los doctores dedicados. En vez de eso, ella creé que los doctores hacen lo mejor que pueden, dando las opciones médicas que están a disposición. Desde mi punto de vista, si los médicos estuvieran entrenados para tratar las causas emocionales de las enfermedades, sus resultados mejorarían espectacularmente. Favor de consultar a los expertos en cualquier asunto médico.


Por Connie Kvilhaug, EFT-ADV

Hola Gary,

Antes de encontrarme con EFT y completar mi entrenamiento avanzado de EFT, estaba trabajando en el campo médico como transcriptora médica. Como tal vez sepa o no la gente, un médico tiene que documentar cada visita oficial de cada paciente, y la mayoría de los doctores dictan verbalmente sus notas de consulta en un aparato de dictado. Al final de cada día, los doctores podrán tener 1 ó 2 cintas llenas de notas oficiales acerca de sus pacientes, y esas cintas son enviadas al transcriptor.

Como transcriptora médica, mi trabajo era escuchar y descifrar esas cintas médicas y después mecanografiarlas en reportes. Estos reportes escritos, eventualmente eran puestos en el archivo de los pacientes.

Durante el periodo de 6 años que trabajé en el campo médico, transcribí miles de reportes para los doctores que trataron a pacientes con dolor de espalda, dolores de cabeza/ migrañas, desórdenes neurológicos, enfermedades de la espina, desórdenes mentales, enfermedades de sinusitis y enfermedades degenerativas como la artritis, fibromialgia, enfermedad de Parkinson, ALS y la lista seguía.

La mayor parte de mi tiempo lo usaba en transcribir reportes neurológicos. Lo neurológico se refiere a cualquier cosa que tenga que ver con el sistema nervioso o cualquier desorden de tipo neurológico, incluyendo migrañas, dolor de espalda, esclerosis múltiple, epilepsia, enfermedad de Lou Gehrig, etc. La medicina moderna no tiene mucho que ofrecer a la mayoría de estos pacientes. Nunca, durante todo ese tiempo como transcriptora, transcribí algo que reflejara una “cura” para alguien.

Pronto me fue muy claro, que muchos de estos pacientes nunca se mejoraron, y se falló en ayudarlos con los métodos convencionales, incluyendo la terapia de medicamentos, terapia de esteroides y aún con cirugía. El típico patrón de una visita al consultorio era algo como esto: el paciente entraba, el doctor prescribía un medicamento (o le daba muestras médicas de cualquier medicamento que tuviera a la mano), y le pedía que regresara de 3 a 6 semanas.

El paciente regresaba, decía que la medicina no había funcionado o que no la había tolerado, y el doctor cambiaba la medicina o la dosis, y le pedía que regresaran de nuevo de 3 a 6 semanas. Algunos pacientes regresaban en varias ocasiones, intentando varios medicamentos, y aun si el paciente era uno de los afortunados a los que el medicamento le había dado alivio, muchas veces el medicamento perdía su eficacia o el paciente desarrollaba algún tipo de intolerancia a la medicina.

Los efectos secundarios de varios de esos medicamentos eran completamente inaceptables. Si un paciente se quejaba demasiado o parecía muy negativo, se le recetaba también medicamentos antidepresivos o ansiolíticos. Debido al dolor que los mantenía despiertos por la noche, era común que a los pacientes se les prescribiera píldoras para dormir. No pasaba mucho tiempo antes de que el paciente tomara un gran número de medicamentos.

Dependiendo del tipo de problema médico, el paciente podía ser remitido a otro “especialista” el cual tal vez intentara diferentes tipos de medicamentos o tal vez sugiriera cirugía. Transcribí un montón de notas de cirugía de espalda, y no recuerdo a ningún paciente que estuviera 100% satisfecho ó 100% curado de su dolor.

Muchas veces el dolor del paciente no era aliviado, y de hecho, en ocasiones el dolor aumentaba después de la cirugía, algunas veces debido a cicatrices que se formaban. Esto quería decir que varios pacientes eran enviados a otra cirugía o condenados a tomar medicamentos para el dolor por el resto de sus vidas. Desafortunadamente, por la naturaleza adictiva de varios de esos medicamentos, los pacientes se volvían dependientes de los narcóticos, y entonces tenían que suspenderle estos medicamentos e intentar con algo más. Muchos fueron enviados a algún tipo de rehabilitación para tratar de suspender estos poderosos narcóticos.

Debido a que los transcriptores médicos algunas veces reciben diariamente cintas diferentes de distintos doctores, no recibíamos la información de los mismos pacientes, así que no supe el resultado final de cada paciente que transcribí, tendría que decir que fue un 0%. De nuevo, para ser justa, no hay muchas curas disponibles para los desórdenes neurológicos. Algunas personas sí tuvieron mejoría de algunos de sus síntomas al usar determinados medicamentos, terapia física, etc., pero no recuerdo a ningún paciente que fuera capaz de eliminar sus síntomas por completo o que tuviera una recuperación o mejoría al 100%. Muchos pacientes sólo fueron medicados al punto en el que pudieran decir que el dolor era “tolerable” y que “podían vivir con él,” o los síntomas eran mantenidos al mínimo. En mi mente, eso no es vida.

Siento enormemente que necesitamos expandir el conocimiento acerca de EFT a la mayor parte posible de personas. Hay muchas personas que sufren a través de su vida, que están a merced de sus doctores, y que su única esperanza es la próxima “droga milagrosa” que pueda salir al mercado.

Esto lo vi de primera mano como transcriptora médica. No culpo a los doctores- verdaderamente creo que los doctores hacen lo mejor que pueden con las opciones convencionales que están disponibles para ellos. Sin embargo, me encantaría poderles ofrecer a nuestros doctores otra opción para los pacientes -la opción de EFT. Es seguro, no tiene efectos secundarios, ¡y no cuesta miles de dólares! Y EFT puede ser una forma de ayudar a muchos pacientes para que alivien su dolor y síntomas asociados a sus afecciones.

Buena salud,

Connie Kvilhaug, EFT-ADV

Traducido por Laty Naime

InEnglish.gif